Pasar al contenido principal
Agosto 10, 2020

Que no te estropeen un día perfecto de playa

playa

Ya estamos padeciendo los rigores del verano andaluz, con altas temperaturas que nos mantienen día sí y día también en los informativos de televisión. ¿Quién no ha visto ya un termómetro urbano de Sevilla en el telediario? Y aunque la cosa en las playas este año se presenta más rara que de costumbre por las restricciones del coronavirus, quien más quien menos ya ha pensado en programar una escapada, aunque sea sólo para echar el día. Es importante que ningún contratiempo os estropee el día de playa, y ninguno puede resultar más delicado que el contratiempo de salud. Con estos consejos, disfrutarás a tope de tan ansiado día sin tener que sufrir desagradables consecuencias.

-Elige bien tu protector solar. Que se adecúe bien a las características de tu piel. Para ello, en primer lugar, hay que comprobar en la etiqueta que nuestra crema protege tanto de rayos UVA como UVB. Además, debemos fijarnos en el Factor de Protección Solar (SPF). En cualquier caso, siempre es recomendable cremas de factores altos, entre 25 y 50. Las aplicaciones deben realizarse al menos media hora antes de la exposición solar, y repetirlas cada dos horas o tras cada chapuzón.

-Cuidado con las picaduras. Es inevitable, en algunos casos, toparse con una indeseabl medusa. Aunque existen muchos mitos sobre el tratamiento, para limpiar la zona de la picadura debemos evitar soluciones como la orina o el amoniaco: lo mejor es el agua marina o el suero fisiológico. El dolor se aliviará sensiblemente aplicando en la herida un poco de hielo. El siguiente paso es buscar atención sanitaria.

-Ojo a los oídos. Se estima que más del 80% de las otitis externas del verano tienen que ver con la combinación de calor y agua. La mejor recomendación es secar bien las orejas con la toalla al salir del agua. Las probabilidades de otitis se reducen sensiblemente evitando baños prolongados.

-Protección de los ojos. Bajo el agua nunca es recomendable abrir los ojos, ni en la piscina ni en la playa. En caso de que queramos hacerlo, debemos recurrir a gafas de natación. Si tienes lentillas, evita utilizarlas en la playa, porque pueden absorber líquidos y en consecuencia convertirse en un foco de infecciones. Fuera del mar, igual que cubrimos nuestra piel con protector, debemos recurrir a gafas de sol, eso sí, siempre homologadas.

Teniendo en cuenta estas recomendaciones, te garantizamos un día de playa inolvidable. ¡A disfrutar!

Foto: pvproductions