Pasar al contenido principal
Septiembre 15, 2019

Derribando falsos mitos sobre los piojos

Despiojando un pelo de niña

La vuelta al cole implica enfrentarse a muchos retos. Casi todos se resuelven en la pizarra o en los libros de texto, pero hay otros que resultan mucho más pedestres aunque puedan producir verdadero pánico, especialmente a los padres. Nos referimos, cómo no, a los tan temidos piojos, y a las plagas de pediculosis, de las que nos solemos enterar muchas veces demasiado tarde. El reto, ahí, está muy localizado: en la cabellera de nuestros hijos.


Pero no hay que ponerse nerviosos. Los remedios son numerosos y muy diversos, y bastará con una visita a tu farmacéutico de confianza para que te prescriba el tratamiento más adecuado.


Sin embargo, en torno a estos desagradables parásitos existen numerosos malentendidos y falsas creencias que conviene desterrar, porque eso nos ayudará a afrontar su eliminación de manera más eficaz. En este post nos proponemos desenmascararlos para que no pierdas el tiempo a la hora de combatirlos.


1.- Los piojos prefieren el cabello menos cuidado y largo
No es cierto: la falta de higiene no influye en una mayor posibilidad de contraer piojos, ya que a estos insectos les gusta tanto el cabello sucio como el limpio. Si anidan más entre las niñas no es por su tendencia a lucir cabello largo, si no porque el contacto físico es más habitual entre ellas.


2.- Los piojos pican porque muerden
El picor que sentimos cuando tenemos piojos no tiene nada que ver con mordeduras, sino con la saliva que emplean para alimentarse del cuero cabelludo.


3.- Los animales transmiten piojos
Es un malentendido muy extendido, pero que carece de fundamento, ya que los piojos de las mascotas no se transmiten a sus dueños.


4.- Los piojos saltan y vuelan
Ni saltan ni vuelan. Su modo de desplazarse es exclusivamente caminando, aunque, eso sí, lo hacen con mucha velocidad. Es por ello que pueden pasar de una cabeza a otra con facilidad. Pero nunca volando.


5.- Los piojos son foco de enfermedades
Ni los propios piojos son una enfermedad ni propagan enfermedades. Son molestos y causan erupciones y picores, pero no entrañan riesgos serios para nuestra salud.


6.- Los piojos son fáciles de detectar
Quien ha tenido que detectarlo lo sabe: son escurridizos y cuesta localizarlos. A ello hay que sumar que nuestro sistema inmune tarda entre un mes y mes y medio en desarrollar sensibilidad a la saliva del piojo. Por ello, cuando empieza a picarnos el cuero cabelludo, ya hace bastante tiempo que los indeseables piojos están allí.


7.- Una vez que no están en nuestra cabeza, los piojos mueren
Los piojos tienen un horizonte de supervivencia fuera de nuestro cabello de hasta 24 horas. En ese tiempo pueden vivir en cojines, alfombras, etc., al acecho de un nuevo cuero cabelludo.


8.- Todos los productos contra los piojos son eficaces
Lo importante es que acudas a tu farmacia de referencia y te prescriba el mejor producto y tratamiento. Así no errarás el tiro. Por ejemplo, sabemos que, en contra de lo que muchos defienden, el aceite de árbol de té no los repele. Y así ocurre con muchos otros productos.

Para acabar con los piojos, es importante pertrecharse de productos adecuados que garanticen su eliminación. Y son muy útiles, para su detección, el peine y la lendrera. Esta lendrera debe ser preferentemente de púas metálicas, con un espacio máximo entre las púas de 0,3 milímetros.


Y a la hora del tratamiento, además de elegir el producto adecuado, es esencial que dicho tratamiento se realice correctamente. Una vez acabada la invasión, es vital usar repelente durante algún tiempo, al menos mientras dure la plaga.